Reflexiones sobre la música celestial

INTRODUCCIÓN

 

La Luna y la Tierra. Fotografía espacial de la NASA.

Hace tiempo inicié una actividad de aprendizaje y, como suele ser habitual en estos eventos formativos, tuve que realizar un pequeño trabajo de investigación y aplicación de lo aprendido. Dubitativo ante la elección, decidí a la postre retomar una vieja y familiar temática, la teoría Gaia, a la que ya había dedicado atención, tanto profesional, en cuanto docente, como afectiva. Entiéndase en este último sentido por identificación con parte de sus postulados. Gaia es una denominación muy de moda para referirnos a nuestro planeta, pero concebido como una realidad orgánica y sumamente compleja  en la que se funden e interaccionan todos los elementos que la componen. Entre esos elementos también está presente la especie humana. No sé si a mis potenciales lectores les ocurre algo parecido a lo que me sucede a mí: que cuando alguna temática me interesa con intensidad, ignoro por qué, pero de forma espontánea comienzo a asociarla, al principio de forma vaga pero después con mayor precisión, con determinadas piezas musicales. De tal guisa que, a medida que cavilaba sobre el complejo sistema que encierra el concepto de Gaia, empezaba a oír, más bien recordar, ciertas melodías que mi imaginación asociaba con la arcana diosa madre. Por ejemplo, esta:
 
Ir a descargar

Alessandro Marcello, Concierto para Oboe y cuerda en re menor, movimiento 2º (adagio).

Tal fue el origen de aquella mínima investigación, que muy pronto comenzó a evolucionar por otros derroteros ajenos, o al menos tangenciales, a un estricto acedemicismo disciplinar. La criatura se desarrolló más de lo inicialmente previsto y, por semejante razón, me ha parecido pertinente crear este artículo fraccionándolo en diferentes apartados. Cada uno de ellos, en riguososo orden secuencial, enlaza con el posterior y, todos juntos, se muestran en el listado inferior que, a manera de índice, articula el presente trabajo. Espero y deseo que les plazca su lectura y, sobre todo, la audición de las composiciones musicales que se despliegan por todo el documento.

 1ª PARTE:
2ª PARTE:
3ª PARTE:
4ª PARTE:
5ª PARTE: 
6ª PARTE:
7ª PARTE:
8ª PARTE:
9ª PARTE:
10ª PARTE:
11ª PARTE:
12ª PARTE:
13ª PARTE:
14ª PARTE:
15ª PARTE:

No hay comentarios:

Publicar un comentario